Onda, vida y estilo by Giglia Vaccani - tagged: , , ,

Cazuela y piscola, el nuevo maridaje de la trasnoche santiaguina

Publicado el 4 enero, 2016

Es en la clásica Casa de Cena. El restaurante acaba de lanzar su nueva estrategia digital para su fiel comunidad que hoy la integran desde jóvenes adolescentes trasnochados a políticos, intelectuales y periodistas bohemios –uno de ellos incluso permanece en el bar contenido en una ánfora en calidad de ceniza-. Eso en el marco de su 34 años en la escena de la tertulia santiaguina pero también de la gastronomía chilena, donde se ha ganado una simbólica medalla al mérito como permite ser entendida su larga trayectoria en el negocio de la cocina chilensis.

 

La Casa de Cena está ubicada en el corazón del Punto “Cero” de Chile, en el número 20 de calle Almirante Simpson, en el sector de Plaza Baquedano, mejor conocido como Plaza Italia y lugar de celebraciones de triunfos vernáculos de toda índole. Eso lo hace un punto de encuCaptura de pantalla 2016-01-04 a las 9.22.15 p.m.entro para capitalinos, provincianos y turistas ansiosos de noche y de buena comida, bebestibles y conversa.

Desde esa trinchera es que el restaurante se ha consolidado con su cocina Made in Chile, empezando por la mejor de las paneras del mercado nocturno, con sus pequeñas empanadas de pino chilenas y sopaipillas, a la que cualquier parroquiano tiene derecho al llegar.

Maridajes

Machas a la Parmesana.

Machas a la Parmesana.

Pero tal vez su mayor acierto sea ir consolidando la tendencia de los maridajes. Si antes en los años ’90 fueron vanguardistas en el clásico maridaje del vino tinto y el Filete Mignon con papas; en los dos mil sus Machas a la Parmesana con el pisco sour fueron un hit y hoy la rompen con el nuevo maridaje de la comida chilena hiper vanguardista de trasnoche: Cazuela y Piscola.

Sergio Olivares, segunda generación a cargo de la casona que siempre ha cobijado al restaurante, reconoce que el maridaje en cuestión tiene un competidor pisándole los tobillos: el Caudillo de Congrio con Piscola.

“Es una combinación extraña pero posible en virtud a que nuestro horario de funcionamiento de la cocina posibilita este tipo de estilos, algo más liviano para las cenas de madrugada”, dice mientras confirma que la cocina, que abre a mediodía, cierra sagradamente a las 5 de la mañana. Nunca antes y nunca después.

Piscola Tres Cuartos

Un dato a agregar. La Piscola en el local se sirve al estilo Tres Cuartos (vea la carta y precios haciendo clic acá). “Esa es una tradición que viene desde el inicio del negocio que inauguró mi papá con el Pit Bar y donde se decía que los tragos eran dobles. Es una tradición que se mantiene”, enfatiza Olivares antes de precisar que esta es una tradición que han defendido a muerte los garzones que llevan trabajando décadas en el restaurante, incluso “desde cuando yo estaba en la guata de mi mamá”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *